LA HISTORIA

DEL

CID ESCOBANTE

Rubén martínez santana

nov. 1990

LOS PERSONAJES:


JUGLAR: Es un clásico juglar medieval. Viste como tal, pero los materiales de su traje, así como los de su laúd y su redoblante, han sido reciclados. Es pícaro, hábil, desenfadado. Aunque los personajes de la historia puedan reaccionar por algo de lo que él diga o haga, JUGLAR se encuentra fuera de la historia: El sólo la narra, lo que no le impide valerse de esto para bromear...

CID ESCOBANTE: El héroe sorpresa...

REY ROLANDO: Es un monarca. Vive ensuciándolo todo. De sus bolsillos saca latas, tortas en bolsas que luego tira sin ninguna compasión. Odia que se metan con su enorme nariz. Es un monarca, y también un patán.

REINA RAQUEL: Sincera y quizás un poco loquita.

BLANCA: Dulce princesa, hija del Rey. Le preocupan la naturaleza, la belleza del reino, y Adriano.

ADRIANO: El es un sencillo súbdito que se convierte en héroe. Resulta ser un caballero, inteligente, apuesto y leal.

RIGOBERTO: Es un Caballero muy fino, y siempre mira a todos con pesados aires de superioridad. Oportunista, ambicioso y botabasura.

DRAGON: Está hecho de material reciclado (recortes de gomaespuma o escamas de lata). Es muy hermoso. Es un animal mítico y lo sabe. Pero es, sobre todo, un caballero. (!).

EL BARRENDERO: Es un actor invisible: Deberá parecer lo más posible a un empleado del Aseo Urbano.

ACTO II:

Frente a la cueva de Dragón.

Estos dos personajes, Adriano y Rigoberto, se desplazan al encuentro de Dragón. Su marcha es acompañada por banderines y es encabezada por JUGLAR.

JUGLAR llega primero.

JUGLAR:                   (COMO REPORTEANDO A LA TELEVISION)

Y bien, estamos ahorita

a las puertas de la cueva

donde el Dragón habita...

¡Y he aquí una de sus huellas!

 

(JUGLAR SEÑALA UN HUECO EN LA CALLE, QUE DE SEGURO NO FALTARÁ EN CUALQUIER LUGAR DE VENEZUELA AL QUE LA COMPAÑIA VAYA. SI NO, SEÑALA ALGUN ACCIDENTE DE LA ACERA O DE UNA CASA. EN ÚLTIMO CASO, PUEDE REFERIRSE A UNA HUELLA EN EL PISO, DIBUJADA CON TISA)

 

(MISTERIOSO)

Han de saber todos

que este Dragón es famoso

porque venció a Don Quijote

y raptó a Dulcinea del Toboso

Pero sobre todo su fama

se debe a que en esta comarca

no hay dragón que por la boca

bote más terrible llama

 

(COMO REPORTERO DE TELEVISION)

¡Y allá viene ya nuestro primer concursante!

Se trata de uno de los Caballeros Andantes

 

Y he aquí, pues

que el caballero Adriano

como caballero que es

ha llegado temprano

 

(ADRIANO, CON MUCHO GARBO)

 

Frente a la enorme cueva

del tenebroso Dragón

está a punto de desmontar...

 

(ADRIANO ESTÁ CONTRARIADO)

 

pero se le engancha el pantalón

 

Y en eso llega Rigoberto

quien coleándose es todo un experto

 

RIGOBERTO:                 (LLEGA Y DESMONTA RAPIDAMENTE)

Con permiso, con permiso

que aquí tengo un compromiso

¡Aunque se esconda en el mismo infierno

me llevaré al Dragón y salvaré el reino!

 

¡Eh, Dragón! Es contigo

Yo, Rigoberto, El Caballero Erguido

te exijo que salgas, ¡Te lo exijo!

 

(SE MUESTRA MUY SEGURO)

 

¡Sal ahora mismo a pelear conmigo!

 

(DESDE DENTRO DE LA CUEVA SURGE UN ESTRUENDO FORMIDABLE)

 

RIGOBERTO:        (SIN PERDER EL PORTE,

PERO BASTANTE IMPRESIONADO)

Aunque pensándolo bien...

...Caballero es caballero...

 

(CEDIENDO EL PASO A ADRIANO)

...Y tú llegaste primero...

 

(SE ESCUCHA DE NUEVO EL ESTRUENDO DE DRAGON. ADRIANO LE DA EL CABALLO A JUGLAR, Y SE APRESTA CON VALENTIA A ENFRENTAR A DRAGON. RIGOBERTO TAMBIEN SE PREPARA. RIGOBERTO SE NOTA MÁS VIOLENTO. ENTONCES APARECE DRAGÓN. LLEVA EN SU MANO UN INSTRUMENTO EXTRAÑO QUE INCLUYE UN PORTAPARTITURAS. OBSERVA CON MIRADA CIENTIFICA A LOS CABALLEROS RETANTES. DE PRONTO, HACE UN GESTO DE AMENAZA QUE SORPRENDE A RIGOBERTO. AMBOS CABALLEROS EMPUÑAN SUS ARMAS. DRAGÓN VUELVE A SU ACTITUD CIENTÍFICA)

 

DRAGON:                 Ah, vaya, dos valientes caballeros

 

ADRIANO:                ¡El Dragón habla..!

 

RIGOBERTO:        ¡Lo oigo y no lo creo..!

 

DRAGON:                 Es lo menos que se puede esperar

de un doctor en idiomas modernos

Aunque si lo prefieren, señores

podemos hablar en hebreo...

 

RIGOBERTO:        ¡Esto es obra de un hechicero!

 

DRAGON:                 Por cierto que sí

Y soy yo mero

He estudiado alquimia

astrología, mágia; en fin

Yo soy todo un experto

en las artes de Melín

(HACE APARECER UN RAMO DE FLORES)

JUGLAR:                   (MURMURA, VISIBLEMENTE IMPRESIONADO)

Espero que más tarde me enseñe a hacer eso

 

ADRIANO:                Pero, ¿Qué es lo que veo?

Usted no parece un Dragón

parece más bien Caballero...

 

RIGOBERTO:        Y a mí no me parece

que un dragoncito así

haya vencido a Quijote

como dicen por allí

 

DRAGON:                 ¡Quijote! Mi viejo amigo

¿Qué han sabido de él?

¿Sigue persiguiendo molinos?

¿Dulcinea es ya su mujer?

¡Qué días tan divertidos

pasamos aquí los tres!

 

ADRIANO:                ¿Cómo? Entonces, son amigos...

 

JUGLAR:                   (DISIMULANDO)

¡Qué cosa!

 

RIGOBERTO:        ¡¿Y la llama que sale de su boca?!

                                    (VIENDO DE REOJO A JUGLAR)

¿O en eso también nos han mentido?

 

DRAGON:                 ¿Qué llama? ¡No, hijo!

Los dragones no somos como antes

Eso fue sólo una vez

que me comí un ají picante

 

JUGLAR:                   Definitivamente, no son como antes

 

RIGOBERTO:              (SEGURO Y PREPOTENTE)

¡Ja! Esto será más fácil

de lo que pensé en un principio

¡Andando ya, dragoncillo!

 

ADRIANO:                No, Rigoberto, no ves que Dragón

es un animal que usa la cabeza.

En esto no te servirá la fuerza

Sólo se triunfa con la razón

 

RIGOBERTO:        Aparta, Adriano, que yo me lo llevo

 

DRAGON:                 Eso, quijadillo, habrá que verlo...

 

(DRAGON SE SIENTA. JUGLAR, COMO HA ESTADO HACIENDO EN DISTINTOS EPISODIOS DE LA PIEZA, ACOMPAÑA ESTA VEZ LOS MOVIMIENTOS DE DRAGÓN CON GOLPES DE REDOBLANTE. RIGOBERTO TRATA DE EMPUJAR A DRAGÓN, PERO ÉSTE PERMANECE INMUTABLE, QUIZAS FROTÁNDOSE LAS UÑAS. RIGOBERTO PREPARA ENTONCES UNA ENBESTIDA CONTRA DRAGÓN, PERO JUSTO CUANDO LO VA A ATROPELLAR, DRAGÓN LO PARALIZA CON UN GESTO MÁGICO, ACOMPAÑADO QUIZAS POR UNA PALABRA MÁGICA, SIN CONCEDERLE IMPORTANCIA, CASI SIN VERLO. DRAGÓN SE MUEVE DE LUGAR, Y DESPARALIZA A RIGOBERTO REPITIENDO EL GESTO. RIGOBERTO, CONFUNDIDO, VA DIRECTO A CHOCAR CON UNA PARED O ALGO POR EL ESTILO. RIGOBERTO LO PRUEBA TODO. LO ÚLTIMO QUE INTENTA ES HACER PALANCA CON SU ESPADA Y UNA PIEDRA, PERO NO CONSIGUE SINO DARLE COSQUILLAS A DRAGON. RIGOBERTO CAE AL FIN EXTENUADO)

 

DRAGON:                 Debo admitir que estoy un poco pasado de peso

y pesado, de paso

(RIE)

 

Y bien, ahora el que sigue

 

ADRIANO:                (CON ASTUCIA, DIRECTO A SU DRAGONIL EGO)

Oh no, Dragón, no intentaré forzarte

Está visto que más fuerte que yo

es tu carácter

 

Sólo quería que te enteraras

de la razón por la que he venido:

Es que mi reino está en peligro...

Hay basura, por toneladas...

 

DRAGON:                 (GOLOSO, LO INTERRUMPE)

Ejem... ¿Basura dijiste?

 

ADRIANO:                   Bien que me oiste.

                                    (ENTUSIASMANTE...)

Hay basura, por toneladas

Está en las calles, los ríos, las casas

Sólo un milagro podría salvarnos ...

 

 

DRAGON:                 Yo no soy un milagro

pero sí un Dragón Comebasura

No en balde así me han llamado

los que saben de mi gula

 

RIGOBERTO:             Entonces vendrás conmigo

 

DRAGON:                    No tan rápido, mi amigo

 

JUGLAR:                   (JUGLAR PARECE ESTAR AQUI PARA HACER CUMPLIR

                                    LA LEY DRAGONIL)

No tan rápido, no señor

Los dragones no hacen ningún favor

Sólo obedecen a aquel contendor

que en justa batalla resulte el mejor

 

DRAGON:                 Es la Ley de los Dragones

Ninguno de nosotros la puede romper

Si un caballero quiere algo de un Dragón

primero lo tendrá que vencer

(SACA UN LIBRITO DE SU BOLSILLO)

 

Artículo Dos, ordenal tercero

"El Dragón y el caballero

deberán batirse en duelo"

Y el duelo que yo acepto

es el del entendimiento

 

RIGOBERTO:        ¿Cómo es eso?

 

DRAGON:                    Escoja usted las armas:

                                    ¿Trabalenguas o adivinanzas?

 

RIGOBERTO:                 (GRATAMENTE SORPRENDIDO DE QUE EL RETO SEA

                                    TAN SIMPLE)

Trabalenguas..!

 

DRAGON:                             (VELOZ E INEQUÍVOCAMENTE)

                                    "Tres tristes triúmbiros trogloditas

atravesaban atribuladamente sobre trípodes triclinios y otros trastos trastocados por el tremendo tetrarca trapense"

 

RIGOBERTO:        (AL PRINCIPIO MUY CONFIADO)

"Tres tristes trotes, tretas, trinos, trucos, tra, tra...tregj... trhfnsdmsl...

                                    (SE LE TRANCA LA LENGUA. SÓLO CONSIGUE EMITIR

SONIDOS GUTURALES)

 

DRAGON:                    Por algo los llaman traba-lenguas...

                                    (APARTANDO A RIGO)

                                    ¡El que sigue!

 

ADRIANO:                   Si puedo escoger las armas

                                    elijo las adivinanzas

 

(COMO UN DUELO A ESPADA Y ALIENTO DE FUEGO. MUSICA DE ACCION Y TRAGEDIA)

 

DRAGON:                    "Oro parece, plata no es" ¿Qué es?

 

ADRIANO:                   ¡El platano!

"Lana sube, lana baja" ¿Qué es?

 

DRAGON:                    ¡La navaja!

"Agua pasa por mi casa, cate de mi corazón"

¿Qué es?

 

ADRIANO:                   La ensalada... ¡No! ¡El Aguacate!

"Te la digo, te la digo, te la vuelvo a repetir

Te la digo veinte veces y no me la sabes decir"

¿Qué es?

 

DRAGON:                 La tela

"¿Qué está en medio del río y no se moja?"

 

ADRIANO:               

 

(ESTA LA PIENSA MÁS. CAE AL SUELO. JUGLAR COMIENZA LA CUENTA. ADRIANO COMIENZA A NADAR)

 

¡Ajá! La letra `i'.

Está en medio

de la palabra `Río', ya lo veo

Pero ahora me toca a mí:

"Se amarra a la luna y se guinda así

duerme en las nubes tibias

y se parece a tí..."

 

DRAGON:                    ¿Se amarra a la luna..?

 

JUGLAR:                    ¿Y se guinda así..?

 

RIGOBERTO:                 (EMITIENDO INCOMPRENSIBLES SONIDOS GUTURALES)                                                  Duerme en las nubes tibias

 

DRAGON:                    ¿Y se parece a mí..?

(DRAGÓN PIENSA QUE TE PIENSA. SACA UN ÁBACO Y REALIZA ALGUNAS CUENTAS, PARA CONCLUIR ACEPTANDO...)

¡Me has vencido! ¡Me has vencido!

No conozco la respuesta

Ahora la Ley que me rige

me obliga a pagar mi apuesta

Haré lo que tú me pides

Pero antes quisiera saber

la respuesta al acertijo

con el que me has hecho perder

 

ADRIANO:                ¿La respuesta..? Pero...

Sé que debo ser sincero

La verdad es que no la sé

¡Pero tú nunca advertiste

que yo la debía saber!

 

DRAGON:                    Es cierto, muy cierto es

Tu astucia me ganó

(REFLEXIONA, MURMURA PARA SÍ MISMO)

Aunque aquí nadie perdió

pues lo que me espera es comer!

 

ADRIANO:                ¿Decías?

 

 

DRAGÓN:                 ¡Que a veces se pierde ganando

y otras se gana perdiendo!

 

JUGLAR:                   Y fue así como el buen Adriano

cumplió la misión encomendada

y con Dragón, su nuevo camarada

regresó al  reino, cantando

 

(ABRAZADOS, CANTAN MIENTRAS SE MOVILIZAN HACIA EL CASTILLO. JUGLAR ENCABEZA LA MARCHA. RIGOBERTO, SIN PERDER EL GARBO NUNCA, LOS SIGUE, REZAGADO)

 

ADRIANO

Y DRAGON:              Vamos a salvar el reino

A acabar con la basura

ADRIANO:                ¡Yo tendré una linda esposa!

DRAGON:                 ¡Y yo comida segura!

AMBOS:                    ¡Bueno es tener un amigo

y contar con su ayuda!