Lo tengo en la punta de la lengua

            ¿El mejor afrodisíaco? La palabra. Una sola palabra puede erizar los vellitos del cuello; acelerar los latidos del corazón; abrir los poros. Y ni qué decir si no es solo una palabra, sino varias. Muchas, contando historias desvergonzadas, o muy, muy vergonzosas. Da igual. Lo importante es que la palabra se quite el guante lentamente para penetrar los oídos desprevenidos.

Poesía, cuentos y boleros con una misma intención...

Datos:

Duración del espectáculo: 60 minutos
Idioma: Castellano
Público: Adolescente y adulto
Autor: Rubén Martínez Santana
Narrador: Rubén Martínez Santana
Contacto: rubenmartinezsantana@hotmail.com / móvil 626.46.59.82